Miramos el cine desde todos los ángulos

Reseña: SÓLO EL FIN DEL MUNDO



SóLO EL FIN DEL MUNDO (Juste la fin du monde),  Canadá, 2016.
Dirección: Xavier Dolan                                                                                                           Guion: Xavier Dolan (Obra: Jean-Luc Lagarce)
Producción: Coproducción Canadá-Francia; Sons of Manual / MK2 / Telefilm Canada
Fotografía: André Turpin
Música: Gabriel Yared
Reparto: Léa Seydoux, Nathalie Baye, Gaspard Ulliel, Vincent Cassel, Marion Cotillard


POR Marilyn Rivera


Louis (Gaspard Ulliel) es escritor y retorna a su hogar después de 12 años de ausencia, la comunicación que ha tenido con sus familiares ha sido por medio de unas cuantas postales que les ha hecho llegar en fechas importantes, sin embargo, la razón de su regreso no tiene nada que ver con la falta que le hacen, tiene un motivo mucho más trascendental. Una enfermedad terminal lo está acabando poco a poco y así decide decirle cara a cara a sus familiares la realidad y el sufrimiento que está sintiendo y lo que hizo que regresara contra todo pronóstico.

Una vez en casa, Louis se da cuenta que de su antiguo hogar no hay rastro alguno, su hermana ya es toda una adolecente así que la desconoce totalmente, incluso, hay una integrante nueva en la familia, se trata de Catherine (Marion Cotillard), la esposa de su hermano mayor con quien sin muchas palabras podrá entablar cierta complicidad.

Al personaje protagónico lo presentan como el escritor cliché, estigmatizado como alguien de pocas palabras, de mirada fija y sin mucho que decir, pero con una inmensidad de pensamientos por escribir, por ello cuando abre la boca todos tienden a escucharlo ya que supuestamente debe estar lleno de sabiduría.

Por otra parte, es un film con actores que sacan toda su vehemencia e ímpetu, de este modo  las emociones y el melodrama son el eje central donde los personajes prefieren dejar de decir lo que sienten porque saben que sus palabras se las llevará el viento y nadie en aquella familia parece preocuparse por lo que está sintiendo el otro, por lo tanto es preferible callar y omitir sentimientos que hablar para mentir.


Ésta viene siendo una de las razones principales por las que el protagonista prefiere callar ciertos detalles, ya que parece que todos saben la realidad pero tienen una mente tan cerrada que prefieren seguir la vida como si nada pasara y aunque todo fluya no quieren que a ellos les influya en sus vidas situaciones caóticas.

Adicionalmente, hay que rescatar que se trata de una película en primeros planos y primerísimos primeros planos lo cual enfatiza en las emociones que los rostros de los personajes quieren mostrar, el espectador es testigo de duelos actorales puesto que en más de la mitad de las escenas salen sólo dos personajes en la pantalla.


Finalmente se puede afirmar que esta película es el reflejo fiel de un déficit de comunicación en el seno familiar, donde como público podemos vernos inmersos en un mundo del cual también quisieras escapar, ser como el protagonista y simplemente irse y hacer su propia vida, valerse por sus propios medios y sentirse capaz e independiente aunque la familia quizás nunca logre entender la razón de la partida de alguien que sólo va en busca de libertad, utopía y con el propósito firme de cimentar las bases de su personalidad y su yo interior.
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario