Miramos el cine desde todos los ángulos

Mi amor por Star Wars ha sido restaurado



Por: Jorge Luis Ospina
Integrante del consejo del grupo Star Wars Cali

Ésa frase (el título), fue mi primer pensamiento al salir de la sala de cine. Acto seguido, fue el comentario que expresé en mis redes sociales y que llevaron a que me consultaran si quería escribir al respecto.

Y ¿cómo no hacerlo? Sentía que había mucho que decir, que tenía que liberar toda esta adrenalina que tan espectacular película me produjo al dejarme en un estado de euforia muy alto.
Muchos se preguntarán ¿Será esto posible?

Créanme que para un aficionado a la saga lo es.

Conocí Star Wars hace más de 20 años. No es que no supiera de su existencia que data de 1977, pues crecí viendo las películas de la saga original en la televisión, pero solo hasta alrededor de 1997, me empecé a interesar de verdad.

Soy un fan que me tocó disfrutar de lo mejor de Star Wars en video (ep. IV – V – VI), comics y libros y vivir sinsabores en grandes salas de cine, con los episodios (I – II – III), que para muchos como yo, se quedaron en deuda; pero que abrió las posibilidades a nuevos trabajos animados como la serie Clone Wars y luego de la llegada del imperio del ratón, una nueva gran entrega como Rebels, lo que impulsó nuestras expectativas con la tan esperada The Force Awakens o episodio VII, el año pasado.


Lamentablemente, parecía que la maldición de la precuela, empezaba a perseguir la secuela con una película que si bien, nos trajo muchas alegrías y nostalgias al ver a nuestros queridos actores originales de nuevo en acción, se quedaba corta con respecto a las expectativas que los fans teníamos frente al desarrollo de la historia y todo lo que se pudo explorar en tan rico universo ficticio. Mas sin embargo, como todo enamorado, una vez más nos volvimos a ilusionar cuando Disney nos empezó a hablar del primer Spin Off de la saga, el cual se ubicaría, en su línea temporal, entre el episodio III y IV y que contaría la historia de cómo los rebeldes lograron robar los planos de la temible estrella de la muerte (Death Star). Hecho da origen a un hito en la lucha rebelde, al permitir poder asestar el primer gran golpe en contra del malvado Imperio.  De allí la importancia de contar esta historia, que para algunos neófitos no entendían.

Como buen aficionado me preparé para ese gran día de estreno. Era como volver a la tan esperada cita con el amor de mi vida y como tal, me preparé para ello. Compré camiseta nueva, conseguí buenos lugares dentro del teatro en la primera función disponible, la cual era a la media noche del miércoles, junto con mis amigos de la Comunidad StarWarsCali, convertimos la previa en una fiesta y nos encontramos desde las 9PM (tres horas antes) para hablar, compartir y en definitiva, poder disfrutar al máximo ese momento.

Sin embargo, debo admitir que siempre rondó en mi cabeza el temor de la decepción. Otro desplante no sabría cómo asimilarlo, pero para mí tranquilidad, no hubo tal decepción.

Si me pidieran que le diera calificativos a ésta película, creo que no escatimaría en ellos. Hermosa, delirante, fantástica, en fin, simplemente me cautivo.  Y no es para menos, fue una historia muy bien contada, con muy buenas interpretaciones y que busca cerrar todos los vacíos del episodio IV, manteniendo aspectos visuales importantísimos que bien podrían encajar perfectamente con la película estrenada en el año 1977.


En alguna parte había leído varios meses atrás, que la producción de Rogue One, buscaba una película de tinte un poco más dramático y sin sables de luz (algo así como Saving Private Ryan, pero dentro del Universo de Star Wars). Con lo que no contábamos es que en ésta película, el soldado Ryan, sería: ¡Los planos de la Death Star!

La película es impecable de comienzo a fin, toma algunos riesgos de mover ‘intocables’ para los más puristas, que salen bien librados, como lo son, una banda sonora sin John Williams y sin los letreros emergentes que se desvanecen en el infinito y que sitúa al espectador en la historia.
Una historia que muestra la crudeza y sin censura, de una guerra civil, unos personajes bien desarrollados que a pesar de ser desconocidos para el fan, logran ganarse el cariño de los espectadores. Un humor mesurado y bien manejado, que no chilla con lo dramático que puede llegar a ser la historia por momentos. Unos ‘cameos’ de personajes muy queridos de la saga, que logran robar una sonrisa nostálgica al espectador, unos efectos especiales y CGI (Computer Generated Image), usados de forma responsable, para presentarnos algunos personajes tal y como eran en 1977, que si bien no logran engañarme, me alegra ver los grandes avances de la industria en éste campo. Y por último una magistral aparición del villano favorito de todos, ícono de ésta saga, que aunque no tiene un papel protagónico, sus dos apariciones me llena de alegría al ver a ese Darth Vader de la forma en que todos lo queremos ver. Siendo el más malo de todos.

Si bien, es claro que esta entrega es un Spin Off y no hace parte de la saga, precuelas o secuelas, para mí tendrá un lugar muy bien merecido en éste canon dentro de lo que yo llamaría un Star Wars Episodio 3,5

Por todo esto es que hoy digo con toda convicción, que mi amor a Star Wars ha sido restaurado y que hoy inicia un nuevo idilio en esta relación.

----------------------------------------------------------


Si deseas conocer todas las actividades del grupo Star Wars Cali puedes encontrarlos aquí:


Fanpage en Facebook


Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario