Miramos el cine desde todos los ángulos

La La Land, un homenaje al cine musical


Por Mateo Uribe Saenz
@mateouribe2 

“Here’s to the ones who dream
Foolish as they may see
Here’s to the hearts that ache
Here’s to the mess we make”

Un musical es la combinación perfecta de la actuación, el baile y el canto, es la interpretación que la música provoca dentro del lenguaje corporal y la entonación que la voz le permite a cada palabra cuando se expresa. La cinta del joven director Damien Chazelle con la increíble música de Justin Hurwitz es una maravilla visual que solo se complementa con la sincronía de bailes y musicalización de cada escena.


Es un desafío para cualquier persona que hace parte de la industria del cine crear un guión original en un género poco valorado globalmente en la actualidad como son los musicales, pero que ha tenido sus regocijos desde épocas pasadas. La creación de un musical que combina la comedia y el romance con la pulcra visión de Damien, solo puede obtenerse de un apasionado por el arte, el cine, la música y el jazz, el  joven director que ya nos había deleitado con Whiplash, la historia de un baterista obsesionado la cual le permitió a JK Simons ganarse el Oscar a mejor actor de reparto, llega ahora con la historia de amor de Mia y Sebastián, una pareja de talentosos y fracasados artistas en Los Ángeles que viven una entrañable pasión por cumplir sus sueños y encontrar el amor.

Sus canciones delicadamente escritas dejan desde el primer minuto que tus manos y pies se muevan al compás de estas y en especial deja entender que las historias de amor si existen, con la pasión que solo un musical puede explotar.

La cinta es un homenaje a aquellas películas musicales en blanco y negro de los años 30 donde Ginger Rogers y Fred Astaire demolían la gran pantalla con sus bailes de Tap a velocidades impresionantes y películas como Funny Girl donde Barbara Streisand lucia sus dotes musicales, románticas y cómicas. Cuando la historia de Sebastián (un hombre apasionado por el jazz, pero orgulloso)  encuentra el amor en Mia (una actriz primeriza que pasa de casting en casting sin éxito alguno) es llevada a la gran pantalla, nos encontramos con una magnifica simbiosis entre el guión y su imagen.

¿Es difícil el amor?, ¿es fácil cumplir los sueños? o ¿qué es ese algo que falta para ser lo mejor de cada uno? Estas son preguntas que surgen en medio de la película y que se responden con esta estrofa del musical “Someone in the crowd could be the one you need to know, the one who finally lift you off the ground”. 

La La Land presenta un bello retrato de Los Ángeles y combinando la actualidad con la magia y técnicas de los musicales antiguos, con la fotografía de Linus Sandgren que deja al paisaje transformarse en una versión animada o mágica de la realidad. Y no hay más magia o romance alguno que desencadene en la danza de Emma Stone y Ryan Gosling en el planetario, el perfecto lugar donde todo se convierte surreal y se lleva a cabo una hermosa danza de amor al estilo de “Cheek to Cheek” en Top Hat. Aquellos pasos de pareja en el mirador con el farol encendido es otra de las escenas que deja experimentar al espectador la combinación del Tap como expresión y el jazz como sentimiento.

Para los amantes de los musicales, esta película los encontrará con su faceta romántica y con canciones inigualables; para quienes van al cine, perder la oportunidad de ver otro cine y enamorarse del arte y las melodiosas imágenes de la película dejaría un vacío en sus oídos y almas. Jamás es tarde para ver una buena película de amor con altos y  bajos y con escenas imaginadas por los personajes que le dan giros y deslumbran al espectador.

Pocos son los musicales que se hacen en el cine actual y vivir uno construido desde cero y no adaptado de Broadway, le da el valor agregado y la belleza que pocos cineastas se dan el lujo de tener.


Tal vez se pueda pensar que La La Land es para apasionados por el cine o personas que les gusta cine musical, pero solo tal vez La La Land, es una obra maestra de un fanático del jazz para románticos, soñadores y dispuestos a reír. En medio de nuestra realidad pensar en una “City of Stars” reconforta el alma y deja una sonrisa.
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario