Miramos el cine desde todos los ángulos

Cine, sentimientos y homosexualidad

Tomada por Ana Maria Ramirez- Marcha Gay Cali 2015


Por Ana María Ramírez Gómez
@anaragomez

En sociedades patriarcales donde se discrimina por ser mujer afrocolombiana, indígena o gay, se han preguntado ¿qué sienten los homosexuales al enfrentarse a un mundo que rechaza todo lo que va en contra de sus parámetros? Yo me lo pregunte y lo resolví viendo un listado selecto de películas donde el protagonista lucha con normas absurdas.
En el cine siempre se han tratado temas tabúes sobre las minorías, uno de ellos es la lucha de muchos homosexuales por el derecho a ejercer una profesión o hacer valer su posición. 

Por ejemplo, Harvey Milk, político estadounidense que fue interpretado por Sean Penn en la película Milk, esta historia se desarrolla en Estados Unidos en los años 70 donde se asesinaba a los homosexuales por su inclinación sexual. Los hechos se desarrollan en la ciudad de San Francisco, donde Milk se convierte en un activista por los derechos de la comunidad gay y logra llegar al concejo, desafiando una sociedad homofóbica y ultra conservadora.

No sobran los sentimientos de rabia e impotencia que tenía Milk quien a pesar de estar capacitado para ejercer su cargo, se topa con muchos obstáculos, empezando por la discriminación de los ciudadanos y del gobierno, que es el encargado de velar por los derechos de todos sus habitantes, pero que a veces ignora a algunas minorías por ser considerados diferentes a lo “normal”.

Desde Milk hasta Philadelphia, una película de Jonathan Demme desarrollada en 1993, donde un joven abogado Andy Beckett (Tom Hanks) se da cuenta que es portador del virus del VIH y es despedido de la firma de abogados para la que trabaja sin argumentos valederos. Otro abogado afroamericano y homofóbico, Joseph Mille (Denzel Washington) lo defiende durante el juicio donde se descubre que Beckett es despedido por ser homosexual y porque sus jefes no son capaces de mirar más allá de su sentimiento de rechazo ante la diferencia.

Otro caso de discriminación que vive Andy, a pesar de ser aceptado por su familia y contar con una pareja que lo apoya en su tratamiento, es en el campo laboral donde se siente luchando contra lobos que lo alejan y lo humillan ante el estrado judicial por el hecho de no entender que ser homosexual o tener VIH no limita las capacidades intelectuales de una persona. También tenemos a Joseph que al ser afroamericano hace parte de las minorías rechazadas en Estados Unidos, pero adopta actitudes discriminatorias en contra de personas homosexuales, motivado por su ignorancia respecto a la enfermedad, que poco a poco puede ir superando gracias a que se informa y logra ver más allá de los prejuicios.

Con la película alemana Free Fall (Caida Libre) del año 2013, nos trasladamos a una historia sobre un hombre a la espera de un hijo, el cual sufre un cambio inesperado al conocer a un joven llamado Kay, compañero de su escuadrón de policías, este empieza a sentirse atraído y descubre que el amor puede tener otros matices, donde a veces se siente como en caída libre y con la sensación de ahogo por haberse tragado durante tanto años sus sentimientos y por querer seguir encajando en la cultura donde nació y el trabajo en el que se desempeña.

Esto agrega otro sentimiento, el de valentía, que debe tener toda persona para aceptarse y reconocer qué lo hace diferente ante los demás, sin la necesidad de esconderse o estar en el closet. Son los homosexuales valientes al vivir su sexualidad con responsabilidad, sin ocultarse y vivir una doble vida.

Pero los hombres no son los únicos que sufren en el cine, también las mujeres tienen etapas donde descubren sus gustos, como Carol, con seis nominaciones a los premios Oscar en el 2015. Carol es una mujer madura de clase social alta con una hija y un esposo, ella se da cuenta de su gusto por las mujeres y se enamora de una joven vendedora, descubriendo en ella el verdadero amor, a pesar de que por esa relación pierde la patria potestad de su hija, creyéndola incapaz de criarla. Un error en esta sociedad que lucha por la adopción homoparental, el matrimonio y demás derechos es creer incapaz a una persona de vivir y de hacer todo lo cotidiano por el simple hecho de su inclinación sexual.

Carol también muestra el rechazo de la sociedad cuando las parejas tienen una brecha generacional grande, ya que la joven Lili es 15 años menor que ella, esto provoca que el sentimiento de incertidumbre invada la relación, y se olviden de vivir el presente y de disfrutar del amor que solo las dos se pueden dar.

Pero no es solo eso, en Dallas Buyer Club te das cuenta como se asocia el VIH a los homosexuales pero cuando un heterosexual es portador, en especial un vaquero llamado Ron Woodroof, el hombre más homofóbico de Dallas con una vida promiscua y llena de excesos, aprende a conocer y a querer a las personas sin importar sus inclinaciones sexuales siendo Ryon, un travestí su gran apoyo para enfrentar la enfermedad y ayudar a otras personas que la padecen, dejando atrás los estereotipos.

Dallas muestra como la amistad nos ayuda a enfrentar cualquier rechazo social, en especial cuando se porta una enfermedad considerada de transmisión sexual como el VIH y se es homosexual, dos características llenas de tabúes y de prejuicios.

Con estas películas me hice un esbozo sobre los sentimientos encontrados en un ser humano que está descubriéndose y explorando la sexualidad, como la rabia, la impotencia, el rechazo, la valentía y la amistad. Sigue siendo duro ser homosexual en una sociedad patriarcal que no mira más allá y que no sabe cómo vivir el amor en la diferencia. Gracias al cine por ayudarme a responder y a entender el sentir de un ser humano cuando es mirado como bicho raro.


Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario