Miramos el cine desde todos los ángulos

“A los humanos nos cuesta ser honestos”: Felipe Cardona

Tomada: Usuario de Youtube Felipe Cardona
Por Jaír Fernando Coll Rubiano

El Siemens SX1 fue el primer celular con el que Felipe Cardona grabó un cortometraje, ‘Checklist’. El video de 90 segundos ocupó el primer lugar en el Festival de Cine Interfilm 2004, en la categoría Micromovie Award, en Berlín, el primer concurso de cine con celulares en el mundo.

Y aunque, sin ser nostálgico, conserve el hoy inútil Siemens, Felipe Cardona todavía sigue produciendo cortometrajes con su iPhone 6S, admirado de su violenta habilidad para hacer grabaciones que él describe como “violentas”.

Es de increíble sospecha el ingresar en su canal de Youtube y no encontrar nada subido en un mes, bien sean videoblogs, cortometrajes o documentales, género al que está inclinado recientemente.

Revista Escaleta habló con el realizador y profesor en el área audiovisual de la Universidad Santiago de Cali.

Revista Escaleta: ¿A qué se debe su interés por la experimentación audiovisual, donde hay más rupturas en lo técnico, lo narrativo y musical?

Felipe Cardona: Yo pienso que mientras más honesto sea el experimento, más claro es la búsqueda del sentimiento que se quiera transmitir. A los humanos nos cuesta ser honestos. Un rasgo claro de la inteligencia humana es la capacidad de mentir.

RE: ¿Cómo llegó a ese estilo?

FC: Después de trabajar muchos años en todos los canales de televisión pública que te puedas imaginar, de repente me vi a principios del siglo XXI, cuando me embarqué en una aventura de producir algo propio. En una época en donde las herramientas con las que se producía un contenido audiovisual eran costosas, descubrí la tecnología móvil, que hoy en día ha evolucionado a montones, podemos hasta grabar y editar en 4K. Más tarde, me interesó el videoclip, el trabajo de Mark Romanek, Michel Gondry, el surrealismo, me gusta mucho la antitrama, en donde podemos empezar a hablar de todo el absurdo y el sinsentido. Entonces ahí hay claras influencias que me siguen dañando la cabeza cada vez que me embarco algo.

RE: ¿Cómo nació el cortometraje que le valió un galardón en Berlín, ‘Chekclist’?

FC: Quería sacarme el clavo de hacer cortometraje. Tenía una libreta en la que rayaba ideas que me gustaran, de un corte surreal o absurdo. Y se me vino a la cabeza, cómo sería la vida de un hombre que se le olvida todo cuando se despierta y de ahí nació ‘Checklist’.

RE: ¿Cómo llegan esas ideas?

FC: De repente. Como cuando uno cuenta un chiste o le mama gallo a alguien y se le ocurre algo de golpe. No hay un proceso mágico, ni virtuoso. Yo creo que tiene mucho de vicios. Es como una maña.

RE: Y hablando del actor principal de ‘Checklist’, que también ha interpretado los papeles principales de ‘Dame tu teléfono’ y ‘Artist’, ¿qué es de él hoy en día?

FC: Jorge Vanegas es un ‘man’ muy interesante, un guitarrista de rock desde siempre y con muchísimo talento. Se le conoció en Bogotá, a principios de este siglo, por pertenecer a una banda llamada ‘Vulgarcito’. Ahora viró al blues, que, según me cuenta, se le sale por los poros. Es un gran amigo al que he alcahueteado locuras hasta donde he podido y las mías también, desde luego. Un amigo que quiero mucho.

RE: ¿Cómo lo conoció?

FC: Hace mil años, cuando yo estudiaba Comunicación Social en la Universidad Autónoma. Ambos teníamos una banda de rock, la suya mucho mejor que la mía.

RE: Así que esa era otra de su facetas, ¡músico!

FC: Sí, claro. Yo he sido baterista muchos años, aunque no tenga la disciplina. Todos mis cortometrajes les he hecho la música, explotando melodías desde un computador o un móvil, todo tipo de música, soy muy promiscuo. A veces quiero hacer un corte musical y termino haciendo otro.

RE: Y ahora ese álter ego solo trabaja para sus cortometrajes, ¿no?

FC: Sí, es así. Que vos me digas que te haga una canción con estas características, yo no sé si fuera capaz de hacerlo. En ese sentido, solo obro por capricho e impulso. Pero me gusta ensayar en el móvil o el computador para descubrir nuevas melodías.

RE: ¿Cada cuánto aprovecha usted para grabar algo que le interese y realizar un cortometraje con ello?

FC: Eso es tan fortuito. Este año, que me regresé a Cali de los 17 años que llevaba en Bogotá, me han resultado una cantidad increíble de ideas, editando y grabando con mucha facilidad, algo que no hacía desde mucho tiempo atrás, pues yo me dediqué a la academia. Estoy desatado con tanta idea que se me viene a la cabeza. Eso es algo muy de la ocasión.

RE: ¿No ha tenido problemas con las personas que grabe en un espacio público?

FC: En la universidad me enseñaron que siempre habrá una riña entre el artículo 15, el de la privacidad, y el artículo 20, el de la libre expresión, de la Constitución. Ahora bien, uno también puede borrar o no mostrar el rostro de la persona que está grabando. Entonces me creo el cuento estoy creando contenidos sin desatender el derecho a la privacidad.

RE: Además de realizador, usted también es youtuber, ¿pero por qué muchos de sus videos están en inglés?

FC: Se debe a que tengo relaciones muy cercanas con profesores de Australia, Reino Unido, Francia y Nueva Zelanda, pues en este último país estuve en un congreso académico hace dos años, en donde tuve la oportunidad de conocer maestros de distintas partes del mundo. Y al año siguiente, nos reuníamos y de vez en vez cruzábamos nuestras clases, es decir, yo les compartía actividades a los estudiantes de la Universidad de Wellington (Nueva Zelanda) y sus maestros, a mis alumnos de la Universidad del Externado, en Bogotá.

RE: ¿Todavía recuerda el momento más feliz cuando sostenía un celular?

FC: No sé… Son tantos. Creo que fue en el 2004, cuando grabé ‘Checklist’ con un móvil Siemens SX1, me gané un premio con él y volviéndome un pionero del género sin quererlo. Y en general, me da curiosidad de experimentar tecnologías. Hubo un momento en que Nokia y Siemens me mandaban móviles, permitiendo que indagara en sus avances, ahora no me mandan un carajo, no me regalan nada.

RE: ¿Qué hace cuando no está usando el celular?


FC: Te tengo que reconocer que me gusta tener un celular en la mano. ¿Qué hago cuándo no lo tengo? La verdad, en este momento de mi vida, es porque estoy dormido. Estoy tratando que a mis cuarenta y tantos, lo apague cuando me acueste para no desvelarme. Soy every user, lo admito, por ejemplo, se me ocurre una idea y la garabateo en el celular. Aunque también, me permito retirarme de él, pues soy padre y mi hija merece atención. 
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario