Miramos el cine desde todos los ángulos

“Hacer una película en Colombia es un acto espartano”: Andres Úzuga

Por Jaír Fernando Coll Rubiano

Habla Andrés Úzuga Naranjo, casa de la productora Extraliminal, barrio San Fernando (Cali - Colombia), una mañana calurosa de julio del 2016.

Dicen que tengo buena memoria, pero aquello no me hace nostálgico con el pasado. Éste llega de vez en cuando súbitamente o en conversaciones habituales. Empieza, al menos el que tiene que ver con cine, en las tiendas de Betamax y VHS de mi papá, Edison Úzuga. Él era presidente de las tiendas de videos del Valle del Cauca. Mi trabajo consistía en reproducir los títulos y contestar al criterio de venta de mi papá después de ver una película: buena, regular o mala. Naturalmente, conocí los imprescindibles, es decir, ‘Ciudadano Kane’, ‘Casablanca’, ‘La Naranja Mecánica’, etc. Y por otra parte, todo lo que tenía que ver con zombis o acción.

Recordemos dos cosas: una mujer muy mayor que sentía un fetiche por el trasero de Jean-Claude Van Damme, en especial cuando aparece desnudo en ‘Soldado universal’, y lo otro, la sensación que me despertaban las cajas que resguardaban las películas y que lo hacían memorizar a uno qué títulos se había visto hasta el momento, una suerte de catálogo. Pero de toda esa época, puedo rescatar el recuerdo más vívido: cuando perdí décimo por vago y, a manera de “castigo”, mis padres me destinaron a trabajar en una tienda de videos por mi cuenta, en el barrio Terrón Colorado, labor que, siendo todas las tardes de lunes a sábados, me hizo ser más responsable y valorar mejor las cosas.

Después llegó la simpatía con el teatro. Tres de mis primas me invitaron a una ceremonia, en donde interpretaban una historia sobre un prostíbulo cabaret. Fue impresionante: el papel de prostituta de mi prima Mónica y el aire cinematográfico de la obra. Su director era Víctor Hugo Enrique. Él fue mi primer maestro en el bachillerato artístico en Arte Teatral, en Bellas Artes. Al principio fue tan bien no nos entre nosotros, entre Víctor Hugo y yo, dado que por ese tiempo me fui a las petacas con los amigos, o sea a la rumba y la vagancia. Por eso perdí décimo. Pero después del “castigo”, todo mejoró. Me integré a un grupo de actores profesionales, llamado el ‘Barco ebrio’, del Teatro Salamandra, montamos distintas obras, bien sean clásicas o vanguardistas, y conocí distintas argucias cinematográficas que Víctor Hugo usaba en el teatro. Finalmente me gradué, fue con la obra ‘¿Qué es travelling’, una adaptación de un escritor peruano, un y tal José María; ¡ah!, y, desde luego, dirigida por el maestro Víctor Hugo. En fin. ‘¿Qué es travelling?’ era una obra muy riesgosa: por su lenguaje urbano, los personajes crudos y la implementación audiovisual. Yo abrí la obra con un cuadro llamado ‘La chica del departamento B’, un monólogo en el que narraba cómo, después de aclarar que mi personaje era un divorciado y un fracaso de toda la vida, se enamoraba de una vecina suya y cuando tuvo la oportunidad de tener una aventura con ella, unos extraños irrumpen en la casa y mi personaje, prefiriendo a su familia, traiciona la chica dejando que la violen a ella. Mientras explicaba esta tragicomedia, en medio de lágrimas y todo lo demás, yo reproducía un pregrabado mediante un control remoto: una argucia audiovisual. Y así mismo sucedió con los dos cuadros restantes, con personajes que eran unos completos fracasados en el amor y en la vida.

Días después de ‘¿Qué es travelling?’ me encontré enseñando Teatro y Apreciación Audiovisual durante dos o tres años en dos colegios. Más tarde, por un proyecto para la producción de cortometrajes de la Secretaría de Educación de Cali, pude filmar ‘Autopista sur’ junto con unos amigos, con los que, posteriormente, fundamos la casa productora Extraliminal. Nació con los cortometrajes ‘Chance’ y 'Reterritorialización’; muy experimentales. Previamente, uno asimilaba y reproducía, como con los títulos de la tienda de mi papá (que hoy vive en Londres, luego de cerrar las tiendas de VHS), pero con el tiempo uno se aleja de eso para poner el propio sello que, en el caso de Extraliminal, tiende a lo experimental. Y también lo asumo como algo personal, digamos que como un hombre de rupturas.

Y dos años después de fundar la productora, llegó el Festival de CineToro, en 2008. Unos amigos y yo estábamos apoyando a Ana María Castro, una comunicadora social que se había ganado el Salón Nacional de Artistas por su propuesta de recolar las fotografías de su abuelo José María Castro, quien había fotografiado el Valle del Cauca a principios del siglo XX. Fuimos con ella al municipio de Toro para tocar de puerta en puerta para saber quién tenía fotografías del abuelo. En esas estábamos, cuando simpatizamos con unos jóvenes tachados de satánicos por el párroco del municipio, y a quienes les gustaba el cine como nosotros. Decidimos hacer un taller de producción audiovisual de donde salió un cortometraje llamado ‘3/4’. Y dado que CineToro, que en ese tiempo no tenía nombre, era una excusa de amigos para ver películas al aire libre, no nos sentimos satisfechos presentando nada más que un cortometraje. Contacté amigos cineastas de España y Argentina, en fin, de distintas partes, para que enviaran algunos de sus trabajos y apoyar la idea. Así nació el Festival de CineToro, la segunda semana de Octubre del 2008. Y todavía sigue en pie.

En 2014 ocurrió la séptima edición del Festival, en donde conocí a Miguel Ernesto Yusty.  Fue en Cartago, en donde dio una conferencia sobre la producción de cine en Colombia, medios digitales y las alternativas de creación y distribución. Con él estoy trabajando en la tercera versión del guion de un largometraje llamado ‘La máquina del mal’, situado en un universo distópico. Y también es una historia de ciencia ficción, género que en Colombia no está presente todavía. En Colombia, donde hacer una película es un acto espartano.
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario