Miramos el cine desde todos los ángulos

Money Monster o La Civilización del Espectáculo

Por Mateo Uribe Saenz
@mateouribe2


La película de Jodie Foster escrita por Alan Di Fiore, Jim Kouf y Jamie Linden presenta un programa de televisión llamado Money Monster en el cual su conductor Lee Gates (George Clooney) y directora Patty Fenn (Julia Roberts) recrean un escenario de juegos, azar y entretenimiento para explicar cómo se mueve la economía norteamericana, cuales son las acciones más cotizadas del momento y así aconsejar a su audiencia que movimientos económicos realizar de acuerdo  a su guion. El drama de esta película se centra en Kyle Budwell (Jack O’Connell) un hombre de clase media que irrumpe con un arma y un chaleco bomba al estudio donde se realiza el programa y al aire realiza amenazas a todo el equipo de trabajo, puesto que uno de los concejos que Lee hizo acerca de las acciones IBIS Clear Capital resultó siendo una pérdida de  $800 millones de dólares para miles de inversionistas, entre ellos los que confiaron en la predicciones del programa de televisión. Más allá del thriller y drama que desató la pérdida del dinero de Kyle y el crimen que había organizado IBIS Clear Capital para invertir el dinero en unas minas de platino en Sudáfrica, esta película permite reflexionar sobre la vida humana y la sociedad en la que convivimos. A pesar de ser una ficción, su similitud con la sociedad actual me aprueba la formulación de dos preguntas que resumen el entramado de esta fantástica película.


La primera pregunta es ¿Cuánto vale una vida humana para usted? Cuando Lee con el chaleco bomba en su cuerpo y las amenazas del hombre armado pide a su audiencia, que para esos momentos era todo Estados Unidos, comprar las acciones de IBIS para así reactivarlas en la bolsa y salvar la vida del conductor y el resto de equipo de trabajo de Money Monster, la respuesta que consigue es negativa y la acciones comienzan a bajar más. Mientras la mayoría de los estadounidenses veían por su televisor las aterradoras escenas, muchos solo lo percibían como un espectáculo e ignoraron las vidas humanas que podrían salvarse. La película refleja como nuestra sociedad se ha convertido en una organización indolente e individualista, que no conoce el significado de la sociedad y la cooperación para la convivencia. Una sociedad del espectáculo que ve los actos de violencia como un común denominador en sus vidas y no reaccionan ante el llamado de otro ser humano.


A la primera pregunta se le suma la siguiente: ¿Qué tanto el entretenimiento enajena a nuestra sociedad actual? En la película mientras en el estudio se desarrollaba un ambiente tenso y dramático por la posible detonación de la bomba que mataría al equipo de trabajo del programa, miles de estadounidenses miraban de manera morbosa los actos de violencia y tragedia que vivían los personajes. Incluso la película muestra como los medios de comunicación, irresponsables ante el suceso que ocurría, aprovechaban para realizar bromas sobre lo que podría pasar y hasta un TalkShow acordaba la posibilidad de invitar a Kyle a su programa si salía bien librado del problema. La escena donde un joven que jugaba futbol de mesa se detiene para ver en vivo como se desarrollaba este caso y en el momento que se acaba la transmisión sigue jugando como si nada hubiese pasado, es una muestra más de como la sociedad ha perdido su capacidad de razonar ante un espectáculo que les ofrece diversión sin preocupaciones, humor para escapar del aburrimiento y la violencia como parte del entretenimiento. Lo mismo sucede cuando Lee y Kyle van por la calle con la bomba y pistola en mano, y centenares de personas se empiezan a aglutinar al lado de ellos para gritarles groserías, bailarles, reírse de ellos y tomar un situación de riesgo como un simple show, en una sociedad que ha banalizado la cultura y ha convertido la frivolidad como estandarte. Hacemos parte entonces de una sociedad que adora el entretenimiento y ha perdido su racionalidad, una sociedad que mira el mundo sin importancia y busca la relajación y satisfacción a costa de todo.


Al final de la película Lee y Patty se sientan en la sala del hospital a ver las noticias del otro día y los medios de comunicación reproducían vídeos graciosos realizados sobre la reacción de Walt Camby (Dueño de IBIS) cuando cree que el chaleco bomba va a estallar. Demostrando la falta de criterio periodístico y noticioso, y sobre todo como lo dice Vargas Llosa en La Civilización del Espectáculo, son medios que “se alimentan de la chismografía y el escándalo”. Los medios de comunicación han logrado penetrar en la sociedad como fuentes de verdad absoluta y entretenimiento, para así posicionar un tipo de pensamiento y aprovechar su capacidad de generación de opinión en sesgos y censuras. Igualmente no hemos de olvidar que Money Monster en la película era el programa que aconsejaba a miles de accionistas sobre cómo realizar sus compras y ventas, con tal seguridad, lo cual termina siendo un entramado de mentiras que trae pérdidas monetarias a miles. Money Monster representa a los medios que por su afán de realizar un show no son conscientes de su impacto y seguridad en los temas que acarrean. Los medios de comunicación en combinación con la industria del entretenimiento se han permitido capturar la atención de sus audiencias y direccionar sus opiniones mediante el espectáculo, el escándalo y ocultar mostrando lo que es noticioso en su concepto amañado a intereses económicos y políticos.

Así nos encontramos con una película que ejemplifica de manera clara la corrupción de las entidades económicas, la frivolidad por la vida humana, la desinformación y banalidad de los medios de comunicación y la civilización del espectáculo en la que vivimos. Una civilización que prefiere lo fácil y rápido, que conlleve el mínimo esfuerzo intelectual y por supuesto que complazca y autosatisfaga. Money Monster una de las mejores películas de lo que va del 2016 cuestiona nuestra racionalidad, humanidad y sentido de entretención. 
Compartir en Google +

Por: Mateo Uribe Saenz

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario