Miramos el cine desde todos los ángulos

Watchmen: Un cómic sobre hombres; una película sobre súper héroes.


Por Daniel Hernández

Hablemos de qué es un héroe, para dejárnosla fácil prendan el televisor en cualquier canal de noticias nacional y vean a los rescatistas de la cruz roja, bomberos y otras entidades de contingencia a desastres quienes en estos momentos sudan, sangran, lloran y ponen sus vidas y tiempo en buscar la manera de darle a cualquiera una segunda oportunidad de vivir. Hablo de los horridós de Ecuador y aprovecho este medio y oportunidad para invitarte a participar de los espacios de donación.

Volviendo al tema que nos atañe, un héroe es un hombre que hace lo imposible por darle a otro lo justo, algunas veces puede ser la vida, otras más humildes una sonrisa. Se trata de entregar lo que se tiene, sin egos y sin aplausos, básicamente cualquiera con buenas intenciones puede ser un héroe, esto lo digo a pesar de que me pase las noches leyendo comics con tipos fornidos hasta las cejas, donde levantan edificios y golpean imitadores de Godzilla con ellos, pienso que un héroe es cualquiera con tiempo suficiente para sonreír en el bus de camino a casa.

Para ser más claros, yo estoy convencido que no veras usualmente héroes verdaderos en los comics, tanto en Marvel como en DC o cualquier otro, claro se tiene excepciones a la regla, pero no es común ver a un tipo disfrazado siendo realmente un héroe. Esta no es una discusión que se me ocurriera de manera innata, no, ni de asomo, ya muchos lo han hablado, Frank Miller escritor de comics como Batman año uno, lo deja bastante claro. Y Alan Moore, uno de mis escritores favoritos y una eminencia en el medio, marco la pauta para dejar ésto en claro, en especial en su novela gráfica Watchmen.

Zack Sneider dirigió la cinta Watchmen, una adaptación de la novela gráfica, la cual no recibió malas críticas; a título personal puedo decir que fue mi detonante para leer la novela y gráficamente logra emular el universo en el cual está basado. La película logra escenificar de manera casi perfecta los momentos claves del comic, por ejemplo: el castillo de cristal en marte, o la muerte del comediante.   Sin embargo, su visión de los personajes es bastante distinta de la obra original, sin decir que esto es malo.

Verán, para Sneider los personajes de watchmen son gente asombrosa, que hace cosas increíbles. Tomemos el ejemplo de Ozymandias, quien desde el principio se ve arrogante, distante, un malo con clase, no se hace ningún esfuerzo por hacerte creer que quizás en toda su artimaña pueda haber algo de bondad, o de razón.  Sneider ve a Ozymandias como el eje de la maldad, un hombre cegado por su ego y corrupto de poder, también es el hombre ideal, hermoso, rico, atlético, inteligente; básicamente es todo lo que tú no eres y tu novia sueña en las noches; es un tipo tan poderoso que se las juega a un dios, al mejor investigador de la historia de la tierra y básicamente a todo el mundo sin mostrar el mas mínimo esfuerzo, y cuando hace falta hacer esfuerzo para pelear o defender su vida, lo hace casi sin despeinarse . Si bien no puedo decir que esa una interpretación errónea del personaje, no es enteramente el personaje que se ve en el comic, soy consciente de las limitaciones que tiene el cine como medio y también entiendo que quizás esa es la manera más segura de dar forma y continuidad a la historia, sin embargo, Ozymandias en el comic es un visionario, un hombre adelantado a su época y a todas las demás, esta fundido en su adoración a sí mismo, pero sin embargo ama a la humanidad, la comprende y la ve como un hijo el cual necesita una reprimenda, él es el hombre del mañana, capaz de entregarnos la sociedad que él cree merecemos, pero todo se desdibuja cuando el héroe que presume ser, se quiere vestir de dios y uno bastante parecido al del antiguo testamento.

Parecerán diferencias pequeñas, pero se vuelven grandes a medida que los demás personajes son tratados con la misma ligereza, pues el paso que los personajes hicieron a la pantalla grande esta sobrecargado de brillos y espectáculo los cuales transforman el sentido de la obra original.

Para evitarnos recorrer a cada uno de los personajes y mostrar esas pequeñas pero significativas diferencias, resumiré explicando cual es la diferencia más radical entre la visión de Sneider y la obra original de Moore. Para Sneider los personajes de Watchmen son héroes, para Moore son sociópatas.

Watchmen en el comic, no habla de justicia, no habla de lo que está bien o mal, ni siquiera habla del significado del heroísmo, Watchmen habla de la imposibilidad de un verdadero héroe disfrazado, muestra como cada enmascarado esconde tras ese velo de justiciero, secretos y traumas de los que preferirías no enterarte. Watchmen tiene un personaje para explicarte cada forma de este héroe falso.

El primero de estos héroes falsos es El Comediante, quien básicamente es el tipo duro del equipo, quien se encarga de ser sin mentiras ni maquillaje la mejor explicación de que son los watchmen, es quien asume su papel de mercenario, no se inventa códigos morales, ni se hace el bueno cuando esta entre sus amigos, El Comediante es un sádico desalmado todo el tiempo, no le tiemblan los dedos cuando los tiene contra el gatillo y mucho menos le importa parecer un justiciero, por eso todo es un chiste, por eso en cada escena que aparece deberías estar preocupado por qué clase de barbaridad va a salir de su boca, pues él es un reflejo de lo que verdaderamente son los Watchmen, barbaros pagados para solucionar problemas sin preocuparse por identificarse. Básicamente Moore lo usa como un baldado de agua fría a las caras maquilladas de los demás personajes. es el “héroe militar”, pues no reparte justicia, se limita a repartir plomo y eso de alguna manera se convertirá en algo, llámese justicia o libertad o cualquier chiste que el sistema se quiere inventar.

Entre estos héroes falsos está el que cree conocer todos los secretos de la justicia y la moral, Rorschach, un machista, xenófobo, homófobo quien también es el mejor investigador que la tierra vio nacer, esta tan convencido de su visión de justicia que no escatima nunca en recursos para lograrla. Si hace falta asesinar, el asesinara. para él no existen puntos medios y menos cuando se trata de defender lo correcto, recuerda mucho a Javert en los miserables.

Es justo decir que su adaptación cinematográfica fue muy bien lograda por Sneider, quien nos muestra como Rorschach es una bestia, por donde pasa deja una estela de destrucción y Sneider logra retratarlo muy bien, nos demuestra al demente, sociópata y homicida que vemos en el comic. Su voz y la forma casi perfecta en que se encarna el personaje me parece digna de aplauso.
Sin embargo, es necesario recalcar, que sus acciones son tan rimbombantes, tan asombrosas que deja de importarte que este tipo sea un homicida, quien justifica todo bajo un código moral, incluso ignoras su machismo y su xenofobia. Sneider construyó a Rorschach bien, pero nos lo muestra como un tipo genial, sus acciones son mostradas con tanto espectáculo, que deja de ser el perro rabioso que vemos en el comic, y se vuelve un rockstar, no importa si mata, no importa si está mal, es “cool” y eso hace apología a sus métodos.

Esta diferencia es fundamental para entender la brecha entre las dos obras, mientras el personaje de Moore debería causarte miedo, angustia y horrorizarte, el de Sneider te emociona, te deja la boca abierta mientras deja sin vida a los policías que tratan de capturarlo. Mientras uno te trata de explicar lo destrozado que se ve un ser humano que asesina por placer, el otro lo hace ver divertido y hasta gracioso.

Para mi Watchmen habla sobre un equipo de hombres y mujeres patéticos, que desperdiciaron sus vidas poniéndose un traje ridículo y combatiendo el crimen, para llegar a sus cuarenta años y descubrir que no existen pensiones para los justicieros retirados. Cada personaje en Watchmen se pone máscara para no tener que verse a sí mismos en el espejo, saben lo idiotas que se ven, pero creen que hacen del mundo algo mejor, aunque el mundo no lo vea así. Mostrar a esta pandilla de perdedores, transformados en súper héroes en la pantalla grande, hace que el mensaje se trunque. No digo que la visión de Sneider este mal, solo que ignora los fundamentos esenciales de la obra que intenta adaptar. lamentablemente debo decir que se aleja bastante, a un punto donde veo dos obras radicalmente distintas y no complementarias. 

Recomiendo ver ambas, disfrutar una visión heroica y luego cuando descanses de la emoción, dejarte encantar leyendo la grisácea, deprimente y psicótica experiencia que esconde Watchmen.  
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario