Miramos el cine desde todos los ángulos

Los actores afroamericanos y el cine

Por Ana María Ramírez Gómez
Twitter: @anaragomez

Desde la invención del cine en 1895 por los hermanos Lumière, los actores han sido parte fundamental para el séptimo arte. En esta ocasión se hablará del protagonismo que han tenido los actores afroamericanos en las producciones cinematográficas a lo largo de estos 121 años, y las modificaciones realizadas en términos técnicos a la hora de grabar la piel oscura.   

Una de las primeras actrices afroamericanas en aparecer en la pantalla grande fue Hattie McDaniel, hija de esclavos liberados en Estados Unidos, ella actuó en cerca de 300 películas, aunque sólo se le reconozcan 80. En 1939 ganó el Óscar a la mejor actriz de reparto por su personaje de Mammy en Lo que el Viento se Llevó; convirtiéndose en la primera actriz afroamericana en ganar un Óscar de la academia, aunque siempre interpretó papeles de sirvientas, y cuando le preguntaban acerca de su rol en la pantalla grande, ella contestaba: “Prefiero actuar de sirvienta y ganar 700 dólares semanales que ser una sirvienta y ganar 7”.  En esa época los afros eran estereotipados en papeles de sirvientes, perezosos, ignorantes y con una áspera y rústica manera de hablar.

Por esos días, Estados Unidos era un país con leyes de segregación fuertes y con personajes como “Jim Crow”, creado por el comediante blanco Thomas Rice, quien pintaba su cara con betún y exageraba el tamaño de sus labios para interpretar a los afroamericanos en espectáculos cómicos musicales de vaudeville que se exhibió desde 1832, y fue muy popular. Desde ahí se hizo famoso el término “blackface”, como se le llamaba al acto de pintarse la cara e imitar las facciones de los afros. El nombre de Jim Crow fue usado para referirse a los afroamericanos y el Estado lo utilizó para nombrar las leyes de “iguales pero separados” de segregación en Estados Unidos entre 1876 y 1965.

Para que McDaniel pudiese recibir su estatuilla, Selznick, productor de Lo que el Viento se Llevó, tuvo que hablar en el hotel para que la dejarán ingresar, en esa época en los hoteles no se permitía el ingreso de afroamericanos (no-black people), esta ley estuvo vigente hasta 1959; cuando la ley Unruh de los derechos civiles elimina la discriminación racial en California.

Tendría que pasar quince años para que otra actriz afroamericana: Dorothy Dandridge, fuese nominada a una estatuilla en los Óscar, pero infortunadamente no la obtuvo.   

Hasta 1964 cuando un actor afroamericano ganó por primera vez la estatuilla en los Óscar a mejor actor: Sidney Poitier, por su papel en Los Lirios del Valle. Poitier es actor, director, productor, guionista, escritor y diplomático. En el 2002 recibe el Óscar Honorífico, un reconocimiento que hace la Academia de los Óscar a la vida de actores con una carrera impecable como la de Poitier.
En toda la historia de los premios Óscar de la Academia, tan sólo 14 afroamericanos han podido ganar una estatuilla, entre ellos están:
·         Hattie McDaniel en 1939, por Gone With the Wind
·         Sidney Poitier en 1963, por Lilies of the Field
·          Louis Gossett Jr en 1982, por An Officer and Gentleman.
·         Denzel Washington en 1989, por Glory; y en 2001 por Training Day.
·         Whoopi Goldeberg en 1990, por Ghost.
·          Cuba Gooding Jr en 1996, por Jerry Maguire.
·         Halle Berry en 2001, por Monster's Ball.
·         Jamie Foxx  en 2004,  por Ray.
·         Morgan Freeman en 2004, por Million Dollar Baby.
·         Forest Whitaker en 2006, por The Last King of Scotland.
·         Jennifer Hudson en 2006, por  Dreamgrils.
·         Mo'nique en 2009, por Precious.
·         Octavia Spencer en 2011, por The Help.
·         Lupita Nyong'o en 2013, por 12 Years a Slave.

De la anterior lista se puede rescatar que Halle Berry fue la primera mujer en ganar un Óscar, a mejor actriz protagónica en 2001 por el largometraje Monster's Ball, y Denzel Washington ha sido el único actor afroamericano en ganar dos Óscar en la historia de los premios de la Academia.

Aparte de las limitaciones que han tenido los actores afroamericanos para ingresar a la industria cinematográfica, a esto se le agrega que la tecnología fotográfica fue hecha para captar la piel blanca. Durante muchos años, a mediados de los cuarenta, las cámaras Kodak venían con “tarjeta Shirley”, bautizada así por el nombre de la modelo blanca que aparecía en ellas, entendiendo su tono de piel como normal para poder calibrar el balance de blancos en una fotografía; excluyendo a las personas de tonos oscuros a la hora de capturar un fotograma.

Uno de los primeros fotógrafos que empezó a fotografiar afroamericanos fue Roy DeCarava en 1955, una época donde la tecnología fotográfica no estaba hecha para fotografiar la piel oscura. El rango dinámico de emulsiones de película fue calibrado para la piel blanca; limitando la sensibilidad para los tonos marrones, rojos o amarrillos; los medidores sobre exponían la piel oscura. DeCarava entendió que lo oscuro está lleno de información y de una luz inteligente, lo que lo llevó a oscurecer todavía más las pieles oscuras.

En la actualidad, uno de los directores de fotografía que ha heredado el enfoque de DeCarava es Bradford Young, quien oscurece a los personajes de las películas que ha participado, como Selma; haciendo que los actores lleguen a estados más íntimos, autónomos y dramáticos. Por ejemplo, en Selma, los planos que se le hacen a Martin Luther King fueron filmados desde atrás o dándonos la espalda, así se está más atento a la elocuencia de los hombros y se escucha lo que un fragmento o silueta tiene por decir.

A todo lo anterior, se le suma el último escándalo racista que ha salpicado a la Academia de los Óscar. En la pasada ceremonia de los Óscar se criticó que no hubiesen nominados actores afros, generando un movimiento que se autodenominó con el hashtag #OscarsSoWhite (Oscars tan blanco), al que se unieron varios actores de la industria como Will Smith y su esposa Jada Pinkett Smith, quienes no asistieron a la ceremonia como protesta, según ellos, al racismo que ha imperado en la industria cinematográfica. A pesar de eso, los Óscar sacaron partida de ese escándalo y tiñeron la gala de negro, con el famoso comediante afroamericano Chris Rock, quien dio un discurso de apertura que dejó a los asistentes y a los miles de televidente sorprendidos por afirmaciones como ésta: "Si quieren nominados de color todos los años, tienen que haber categorías de color. No hay razón para que haya nominaciones a mejor actor y mejor actriz. Si quieren tener nominados de color, hay que tener mejor actor negro. La gente del mundo se pregunta, ¿es Hollywood racista?", agregó irónico.

Lo cierto es que los actores afroamericanos han enriquecido la escena cinematográfica con sus diferentes papeles, en películas que han retratado la vida e historia de los afros en América, entre ellas está: 12 Años de Esclavitud, Historias Cruzadas, El Gran Debate, Selma, entre otras; que reconstruyen el sentimiento de los miles de afroamericanos que vivieron en la época de la segregación racial, y los rezagos que todavía se ven en las calles de Chicago, con las marchas en contra de los asesinatos de afros por parte de policías. Gracias al cine los países pueden reconstruir su memoria histórica y dar un vistazo a las injusticias cometidas en el pasado, para procurar no volver a cometerlas.


Web grafía
Edición negra del Malpensante Páginas 29-31


Compartir en Google +

Por: Ana Maria Ramirez Gomez

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario