Miramos el cine desde todos los ángulos

La entrevista: Una comedia católica con pensamiento de contrabando

UNA COMEDIA CATÓLICA CON PENSAMIENTO DE CONTRABANDO


Entrevista Anais Domínguez- Productora de la película 

Por: Mateo Uribe Saenz

A vísperas de semana santa llega la película del famoso director Lisandro Duque que relata la historia  de una familia que busca dar santa sepultura a su pariente suicida que obstaculizado por el cura del pueblo. La película que no fue pensada como comedia, llegara a las salas de cine colombiano este 17 de marzo divirtiendo y haciendo reflexionar a sus espectadores. Anais Domínguez productora de El Soborno del Cielo habló con la Revista Escaleta y esto nos contó de su experiencia.

Revista Escaleta: Este es sexto largometraje de Lisandro y los colombianos estamos a la expectativa, ¿Qué vamos a encontrar en este proyecto?

Anais Domínguez: En El Soborno del Cielo vamos a encontrar una comedia negra. Una comedia sobre la intransigencia religiosa en Colombia, en los años sesenta, setenta, ochenta, incluso en muchas partes de Colombia hoy en día. La película primeramente no surgió como una comedia pura, pero la historia que cuenta fue tan insólita en muchas partes de Colombia y en muchas partes del mundo que resulto una comedia. Fue tomando el rumbo de comedia porque es una historia muy desproporcionada con los valores de la modernidad.

R.E: ¿Cómo hiciste parte de este proyecto?

A.D: Yo he trabajado con Lisandro en sus dos películas anteriores. En Los niños invisibles fui la coproductora venezolana, así que fue un paso natural ya ser la productora general de esta película.

R.E: Esta película a pesar de que tiene este tipo de comedia, tiene un gran contenido argumentativo y crítico sobre la iglesia católica. ¿Cómo van a ver esto los colombianos, que en su mayoría son católicos?

A.D: En este caso en específico y lo bueno de género, es que a través del buen humor se mete el pensamiento como de contrabando. Todo lo que te hace reír, te hace reflexionar también. Yo sé que Colombia es un país profundamente católico, pero creo que el catolicismo de este siglo XXI, es un catolicismo reevaluado, editado corregido y revisado. Ya tenemos un Papa que ha abolido las nociones del infierno, que está redefiniendo el pecado y este tipo de película ayuda a eso. Modernizar la práctica de la religión. Esta película está ayudando a pensar el catolicismo desde hoy y ver los excesos y la arbitrariedad en la que cayó la iglesia católica en el pasado que les hizo tanto daño a muchos países del mundo.  De hecho al inicio cuando estábamos haciendo la película pensábamos que el eslogan iba a ser –La película del preconflicto- ahora que el posconflicto va entrar de moda. Esta fue una de las causas, la intransigencia, el dogma, la participación de la iglesia católica desde su postura tan rígida en el conflicto y la guerra que se creó en Colombia.

R.E: ¿Por qué realizaron las grabaciones en Honda (Tolima)?

A.D: Fíjate que esta es una película autobiográfica de Lisandro, esto sucedió en su pueblo Sevilla, Valle del Cauca. Pero lo ideal era haberla filmado en una cultura paisa, por condiciones de producción era bastante difícil de hacerlo, porque es una película de época y hay pocos pueblos que aún conservan su arquitectura, todo su patrimonio. Allí encontramos Honda, que es un pueblo con una arquitectura maravillosa, que está muy bien conservado, donde además ya se han rodado muchas producciones de televisión y de cine.

R.E: Usted dice que es una película autobiográfica de Lisandro ¿Tiene que ver algo de su infancia o adolescencia para crear este tipo de película con este guion que es muy satírico y critico a la iglesia católica?

A.D: Sí, claro. Por lo que él me ha contado, viene de una familia muy católica, en especial de una mamá muy católica, que por supuesto como toda una generación y aun hoy, aunque ha cambiado el concepto del pecado, se criaban a los hijos con la idea  moral  y la ética que se transmitía era lo que está bien y mal. Lo que está bien era lo que admitía la iglesia y lo que te manda a hacer. Por supuesto cuando uno es niño, joven y adulto uno hace miles de cosas que según la iglesia están mal y hay un castigo, uno de esos es el infierno, es vivir con culpa permanente y Lisandro de niño vivía con muchas culpas. Porque le pego a un amigo o paso por la iglesia y no se persigno, eso ya era un pecado y su madre siempre lo asusto mucho con el pecado y con el infierno. El me conto una historia muy simpática donde me dijo, “Si ya casi todo lo que puedo hacer es pecado, pues no me va a quedar más remedio que ser santo” y duro como un mes en esa tarea pero no lo logro. Y en ese mes se convirtió en un niño insoportable en su colegio, porque fue “sapo” y un niño ejemplar. Afortunadamente no lo logro.

R.E: ¿Qué fue lo más difícil de realizar durante la película?

A.D: El primer desafío es que era una película de época que transcurre a finales de los sesenta, principios de los setenta. También hacer el arte, todo lo que es vestuario maquillaje y la escenografía. Pero aparte de eso tuvimos un equipo de arte que nos recreó la época de forma magnifica.

R.E: ¿Cómo realizaron la selección del casting?

A.D: El proceso del casting fue bastante largo, duramos un año. Lisandro no quería actores de televisión, los quería de teatro. Para no repetir los mismos actores que todo el público colombiano ve en la televisión. Desafortunadamente los actores famosos de la televisión las personas los quieren ir a ver al cine a oír diciendo groserías o desnudarse, cosas que no pueden hacer en la televisión. En este caso se trataba de buscar unos actores que pudieran dar la talla de los papeles que queríamos, porque esta película se basa muchísimo en la actuación. De las mejores cosas que tiene la película es la actuación de todos

R.E:¿Qué sensación te dejo cuando la viste terminada?

A.D: ¡Uy! Primero fue un alivio. Segundo una película que quiero mucho y me parece importante para Colombia. Me parece una muy buena película y hubo algo que me maravillo a mí misma, es que viéndola ya como una espectadora de todas maneras me reí sinceramente.

R.E: En la actualidad con el apogeo de la industria cinematográfica colombiana ¿Cómo ves el cine colombiano?

A.D: El cine colombiano está llegando a un momento muy importante, que por supuesto es consecuencia de políticas del Estado con respecto al cine. Ha habido una voluntad política para desarrollar y apoyar el cine colombiano. A raíz de la ley de cine, el cine colombiano se hace con más facilidad y no solamente ha sido un apoyo a través de recursos, también institucional y educativo, y por eso creo que el Ministerio de cultura y Proimagenes ha jugado un papel fundamental en eso.

R.E: ¿Qué esperan el 17 de marzo cuando encontremos la película en las salas de cine?

A.D: Esperamos que mucha gente valla a verla. Queremos que vallan muchos espectadores porque reitero es una película importante para Colombia y conocer aquellas otras partes de la historia que pueden parecer como esta película una simple anécdota que puede iluminar un pedazo de la historia de Colombia que nos permite entender el presente. Y si es con humor mucho mejor
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".

0 comentarios :

Publicar un comentario