Miramos el cine desde todos los ángulos

La composición digital: el cuerpo de la Serpiente


“Colombia es Amazonas, somos indígenas; todo este tipo de cosas que rescata la película se reúne en esa palabra: Nacionalidad.”

Francisco Ortega, compositor digital de los efectos digitales de la película El Abrazo de la Serpiente, le brindó a La Revista Escaleta una entrevista acerca de su experiencia en la composición digital de los efectos digitales de esta película, la cual es un orgullo colombiano al estar nominada a los Premios Óscar como mejor cinta extranjera.

Por: Clara Benavides Cortés.

Revista Escaleta: ¿Cómo fue el proceso de composición digital de los efectos digitales de la película El Abrazo de la Serpiente?

Francisco Ortega: Bueno, el proceso fue bastante bonito porque Ciro venía de una escuela en la que no había mucho efecto digital, entonces, de pronto, dejar algunas cosas a postproducción como que le daba un poquito como de susto, pero inicialmente haciendo pruebas de los efectos, también de las animaciones y cosas que tiene la peli, como que a medida que se fue dando cuenta que había un buen trabajo; podía dejar esas cosas a postproducción: cierto tipo de efectos y cosas que, digamos, en la película, por las condiciones en las que se grabaron, tipo los dibujos en las piedras, todo eso era más complicado en producción, nosotros las podíamos realizar en postproducción. Entonces cuando vio el resultado de los dibujos en las piedras, ya de pronto como de las animaciones y otro tipo de cosas en las que intervenimos en la película; se puso bastante contento y, de hecho, en algún momento nos dijo como: “¡uy! qué bueno que estas cosas se puedan hacer también en postproducción porque también en producción nos está ahorrando mucho tiempo, quedan bien; yo estoy muy contento, entonces, hasta lo mejor, en próximas ocasiones estaré usando un poco más la herramienta también como de los efectos especiales digitales”,  digamos que no mucho porque tiene su visión frente al cine y frente a las cosas, pero digamos que esa ayuda le gustó  y el cambio también de él, porque tenía otra visión de los efectos especiales digitales; y resultó muy contento con el resultado.

R.E: ¿O sea que podemos decir que quedaste satisfecho con el trabajo que realizaste?

F.O: Sí, claro. Y no solo uno, sino ellos, pues, es el director y es un producto en conjunto, entonces como que no solamente nosotros quedamos contentos sino todos los que tienen que ver con la película quedaron a gusto.

R.E: ¿Cuál fue la escena que más te costó hacerle ese proceso de composición digital?

F.O: Bueno, en la película trabajamos tres personas más. Trabajaba Juan Camilo Valenzuela, haciendo composición también, y más Eduardo Llanos y Rafael Bonilla,  y yo me sentaba a hacer unos efectos, pero yo estaba en la parte de supervisión  de efectos especiales; entonces digamos que yo los supervisaba a ellos, pero también en algunos casos me sentaba y hacía unos efectos. Entonces, en mi caso, digamos que las cosas más difíciles fueron las animaciones, porque era algo que partía mucho como de un petroglifo y tocaba darle algo como un toque más místico; entonces esto fue como de las cosas más difíciles, un poco. Del resto hubo planos, en mi caso no los hice, pero sí los estuve supervisando, que fueron muy difíciles como por ejemplo: en uno de los ríos el alemán lo están ayudando a subir y entonces él tiene una cuerda, y se nota bastante la cuerda, entonces el haber borrado esa cuerda y que todo se viera tan natural fue de los efectos más difíciles que hubo, también hay un asteroide que cruza, entonces también fue un reto hacerlo, pues para que se viera bien y no se viera fuera de contexto, no sé. Ese fue difícil. Hubo efectos también en donde nos tocó agregar partes de fuego y humo, que es cuando están ahí, en una parte de la película, donde intervienen ese tipo de efectos.

R.E: Cuando quema la Yakruna, ¿cierto?

F.O: Exactamente, entonces ahí nos tocó ayudar un poco a lo que había en producción, en producción de pronto había una que otra llamita pero pues no era lo suficiente, entonces nos tocó como agregar llamas, agregar humo y empatar con las que había originalmente. Sí, digamos que esos fueron como de los efectos más complicados. En mi caso también hice unas partículas de mariposas que estaban alrededor del personaje, (…) de Karamakate viejo,  que está como en el rio, él se para y hay unas mariposas alrededor. Las otras son reales, ¿no?, quedaron parecidas (risas).

R.E: ¿Por qué se decidió grabar esta película en blanco y negro?

F.O: Yo creo que es más por el estilo de Ciro. Tiene su estilo como hacia esa parte monocromática, y también fotográficamente la película se ve muy muy muy muy bonita, entonces yo creo que el blanco y negro también ayuda a ese tipo de estética.

R.E: ¿De qué manera llegaste a trabajar en esta película?

F.O: Bueno, yo trabajaba para Cinecolor en el momento en el que la película llegó, (…) digamos que el grupo de trabajo que teníamos dentro de la empresa era Carolina Barrera, que era la productora ejecutiva de la empresa y pues, es una persona muy reconocida a nivel nacional, ya como de las personas con más experiencias en el campo y pues se conocía con Ciro, con Cristina; entonces ellos llegaron a hablar con ella de la película, que querían hacer unos tipos de efectos, que cómo hacían, entonces allí ya nos reunimos con ellos y ellos pues, confiaron, lo que te digo: haciendo pruebas y haciendo cosas confiaron en nuestro talento y ellos dijeron: “no sí, vamos de una, vamos tranquilos y hagámosle”, entonces digamos que también fue la confianza que ellos tuvieron con nosotros. Y con Carolina Barrera pues siempre hemos trabajado muy bien, ella coordinando toda la parte de postproducción, en cuanto a coordinación y todo esto y pues yo trabajo en conjunto con ella en la parte, artística y operativa, que es la parte de los efectos. Ese conjunto de ella coordinando y yo haciendo la parte de los efectos y todo, nos fue muy bien, eso es un grupo de trabajo que ya teníamos muy bien establecido y así mismo sacamos otras tres, cuatro películas con muy buen trabajo.

R.E: ¿En qué consistió esa selección de las imágenes caleidoscópicas de la película?

F.O: Ciro tenía algo parecido a los dibujos que están en la piedra cuando karamakate  viejo está haciendo los dibujos, entonces era dibujos muy parecidos, algo así, como lo que estaba ahí, pero entonces era como más una especie de fecundación, de mostrar como todo este proceso y entonces partimos de esos dibujos y empezamos a agregar colores y un poquito  de glow a las imágenes, volverlas un poco más místicas, darles un movimiento no muy brusco, cosas sutiles, o sea que partiendo de dibujos básicos que son petroglifos, o sea no son dibujos pues que se entienda bien la cosa, sino dibujos básicos, y dándole toques suaves. Colores, bueno los colores sí son tal cual como estaba la referencia, manejaba una paleta de colores específica en esos casos, pero digamos que las animaciones sí son muy sutiles. La película entonces también es: los movimientos suaves, se mueven algunas partículas, el glow y el resplandor le da como una especie de misticismo, por decirlo así, y le agregamos un poquito también de textura; que la textura se viera como una especie de algo orgánico.

R.E: ¿Qué sentiste al enterarte de que está nominada a los Premios Óscar?

F.O: Uff!, mira que eso ha sido un fenómeno muy bonito porque todo el mundo ha tenido que ver con la nominación, entonces todo el mundo hace parte de cada uno como si hubiera sido nominado, entonces no solamente los que hicimos cosas en la película, sino el resto de la gente. Cuando la gente se enteró de que la película estuvo nominada fueron a verla, querían decir: “¡uy, ojala ganemos!”, y era los mismos espectadores. Y para uno más pues porque estando en el equipo de trabajo, y se hizo un buen trabajo da más gusto. Profesionalmente también es muy chévere que algo que tú aportaste una parte, tenga tan altos reconocimientos; entonces la gente empieza a felicitarte. Incluso algunas personas creen es que tu hiciste toda la peli entonces tú dices: “no, no, yo hice la parte de los efectos y esa me correspondió y chévere muy bien”- “Ahh no, ahh bueno”. Todo el mundo la siente de cada uno, entonces así la veo, como que es de todos.

R.E: En una palabra, ¿cómo definirías la película?

F.O: Mira que yo precisamente la definiría como eso, como nacionalidad, como Colombia, o sea, eso fue como si James estuviera en el Mundial. Como que todo el mundo se apropió de la nominación o se apropió de la película, y se vieron como representados en Colombia, entonces como eso, estamos todos en la final del Mundial, entonces es eso: nacionalidad, Colombia. Y por ende Colombia es Amazonas, somos indígenas, sí, todo este tipo de cosas que rescata la película que, digamos, reúne esa palabra en Colombia o nacionalidad.
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".