Miramos el cine desde todos los ángulos

Perspectiva: Sin secretos y sin ojos


Por: Mateo Uribe Sáenz

El cine estadounidense ha visto grandes oportunidades de éxito haciendo de las películas extranjeras con grandes tramas, excelentes guiones y que han sido galardonadas tanto en los Oscar’s como por la crítica, una joya del cine o fuente de dinero. Pero algunos literatos decían que la poesía era un arte que no se escuchaba igual cuando se traducía a otro idioma, pues en el original encuentras elementos que solo desde una sola lengua se pueden apreciar. Así pasa en ciertos momentos con el cine.

Hace poco las salas de cine estrenaron una versión americana de la película argentina de Juan José Campanella, El Secreto De Sus Ojos. La película que fue ganadora de un Oscar en el 2010 a mejor película extranjera y por la que cualquier actor hubiese añorado tener el papel de Benjamín Espósito interpretado por Ricardo Darin fue convertida en una versión hollywoodense que cambió la perspectiva inicial y que con miles de subtramas inmersos no dejó que el glorioso elenco que la interpretaba pudiese brillar de la manera que los argentinos lo lograron.

En el momento en que el tráiler de la película fue lanzado, los que ya nos hemos visto la versión argentina, creo que sentimos una estocada en la piel. He de decir que al ver el elenco, Nicole Kidman, Julia Roberts y Chiwetel Ejiofor, empecé a calmarme y a sentir un poco de ansias por ver a tan grandes actores, en semejante trama y con esos sorprendentes roles. La verdad fue otra. La versión argentina nos cuenta la historia de Benjamin Esposito, un hombre al que la muerte de Liliana Colotto de Morales marcó su vida. Está decidido a no dejar este episodio y a investigar a fondo lo traumático, dramático y misterioso que este caso trajo a su mente. Dentro de esta historia también hay una de amor y amistad que se inmiscuyen dentro de la trama del asesinato, pero que le dan sentido a la película. El punto clave de esta trama son las fotografías que encuentra Espósito en un álbum familiar. En estas aparece un hombre el cual no le quitaba la mirada a la víctima en cada una de la fotografías. La obsesión de este hombre lo había hecho cometer tan inclemente asesinato. Aquella trama fue la que capturo al público internacional, la que le dio reconocimiento y la llevo a la cima.

Pero los remake deben hacer sus cambios en los guiones, adaptar su historia al país en el que se hace y cambiar cierto vocabulario y escenas que el director y demás equipo de trabajo consideren innecesarias. The Secret In Their Eyes como se llamó la versión estadounidense centró la película en un problema de terrorismo oriental para justificar su trama. Es casi que obvio la rivalidad que tiene USA con el medio oriente y la precaución que tienen con los inmigrantes de estos países que viven allí. Además de los atentados realizados por el Estado Islámico a Francia el 13 de noviembre de este año, en los cuales el Estado Islámico inicio una declaratoria de guerra y USA reafirmo la guerra contra el terrorismo. Así quedó encadenada la película. La versión de Hollywood retrata como un grupo del FBI especializado en problemas de terrorismo, mantenían vigilados a una comunidad del medio oriente que vivía y crecía en Los Ángeles. La muerte de una joven cerca de la comunidad alertó a este comando especial, que en su investigación vieron como la hija de una de las agentes del FBI (Julia Roberts) era quien había muerto de una forma salvaje. Los meses de investigación permitieron encontrar al asesino, quien era un medio oriental que ayudaba a esa oficina del FBI como infiltrado para que les revelara los planes terroristas y movimientos que esa comunidad realizaba en L.A.

El meter un problema de terrorismo dentro de la película no fue el cambio que más trasgredió la historia, pues hay que recordar que el hecho de escribir una novela fue lo que motivo en la película argentina a nuestro protagonista ha recordar y encontrarse tanto con un pasado oscuro y a su vez con un presente sorprendente. La versión de Hollywood se quedó en una simple película policíaca que no dio cabida al suspenso y que no permitió un giro que impresionara.

La gloriosa escena de plano secuencia realizada en la película argentina, no fue nada más que una escena cualquiera dentro de la estadounidense. Otro cambio que quebrantó el espíritu de la película fue el interrogatorio, en donde Nicole Kidman dejó pasar la fuerza y el accionar que esta obra entregaba en cada palabra y movimiento dentro de esa sala. Y ni olvidar el gran desenlace, aquel majestuoso desenlace en el que Espósito, el oficial del caso, encuentra 25 años después en una finca a las afueras de la ciudad al esposo de Liliana Colotto (la víctima), quien había creado una especie de celda dentro de una casa de invitados para mantener allí al asesino de su esposa. El hecho que maravillo la escena en un 500% fue cuando el oficial ya retirado encuentra al asesino encerrado dentro de esta casa y las palabras que expresa su captor dentro de esa escena fueron “Usted dijo perpetúa”; haciendo referencia a la conversación que en el pasado ellos habían tenido donde el oficial reconocía que “cadena perpetua” sería la mejor sentencia. Después de esto el oficial se retiró, dejando a su suerte la vida del asesino y el sufrimiento del esposo.

La película americana relató esta última escena como un momento de desahogo y cuando el oficial (Chiwetel Ejiofor) entra y ve lo que sucede, deja una pistola para que su captor en este caso Julia Roberts, acabe con la vida del asesino y de justicia a la muerte de su hija. El final que tenía tanto misticismo y literatura dentro de la película argentina dejó de ser lo que fue, pues en el libreto original siempre se recalcó que la muerte no justificaría un crimen, haciendo que la película tan galardona tuviese en la vida una mirada más fuerte en cuanto al sufrimiento como castigo.


Tal vez esas sean unas de las razones por las que un éxito no se repite dos veces, y por la que ninguno de los actores estuviese nominado en esta temporada de premios. He de decir como último que un buen guión siempre será un buen guión y que apreciar lo original siempre será un vestigio para lograr grandes cosas. El Secreto De Sus Ojos es una joya del cine, pero su remake me dejó sin ningún ojo queriendo saber algún secreto. 
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".