Miramos el cine desde todos los ángulos

Perspectiva: La cara oculta del cine colombiano



Por: Valeria Celis Filigrana

Desde el momento  en que la ley  814 del 2003 se aprobó, hemos notado como el cine en Colombia ha ascendido de manera lenta pero segura; aunque desde los años 60  se identificaba esa pequeña llama de pasión al séptimo arte en personas que dejaron un legado en el país.

Hoy en día encontramos que el cine en Colombia ha pasado de ser una pasión a ser un oficio, podemos notar escuelas de cine formando la próxima camada de futuros realizadores que se pretende dejarán en alto la cara del país. Desde hace 10 años hasta ahora se distinguen grandes directores que necesariamente no han tenido una formación completamente aliada  al audiovisual pero esto no fue impedimento para lograr grandes éxitos.

Sin importar todos los altibajos que ha pasado el cine Colombiano, en el presente se puede hablar de un cine conformado por personas apasionadas, apoyo por el gobierno y empresas privadas del país como el FDC, el CDC, el Ministerio de cultura, Proimagenes entre otras  y un cine como oficio, entonces se podría decir que en Colombia el cine ya está hecho. Pero nos equivocamos, al cine Colombiano lo único que le falta es un buen espectador. Y es que el típico colombiano consumidor del audiovisual no cree en el producto nacional.

Muchos espectadores Colombianos creen que el cine nacional es un cine abordado de narcotráfico, sexo y violencia que “según” da testimonio de la realidad social del país o de comedias mediocres, y esto se ha convertido en un estigma que no deja avanzar la taquilla.

Los mismos 10 años de los que mencionaba anteriormente han logrado incursionar en Películas independientes que tienen una sensibilización y que otorgan unas manifestaciones artísticas y culturales de la nación, pero el espectador nacional no nota esto, ya está tan persuadido del estigma de la temática de las películas que no deja impregnar nuevas historias, géneros, temáticas y estilos que los nuevos realizadores están dando a conocer.

Da mucha tristeza saber que películas colombianas con mayor profundización han tenido más acogida en el exterior que en nuestro propio país, y esto ¿por qué? Me pregunto.

Los festivales y las taquillas en el exterior buscan talentos híbridos, independientes y de género con buenas temáticas, que tengan un sentido plenamente cinematográfico, aunque no podemos negar que aun el colombiano muchas veces se ve estigmatizado en el exterior por películas que difaman o generalizan a los colombianos con temas abordados desde la violencia y el narcotráfico en el país; a pesar de esto podemos identificar que en el exterior no se le pone mucho cuidado a esto sino a los nuevos talentos y nuevas historias que demuestran que Colombia tiene mucho más que demostrar.

Si ya el cine colombiano está bien visto en el exterior, ¿por qué en el país los espectadores no pueden cambiar su perspectiva?, aunque podemos notar que en los últimos años ha incrementado las cifras. “Al cierre del 31 de diciembre de 2007 Colombia contó con la asistencia de casi 21 millones de espectadores en las distintas salas de cine del país, eso representó un incremento del 3% frente al año inmediatamente anterior. Si se compara con el resto de Latinoamérica, México sigue liderando las estadísticas, pues a sus salas ingresaron 175 millones de espectadores, seguido de Brasil con 87, Argentina con 33 y Venezuela con 23 millones (finanzaspersonales.com.co)”.

Del 2007  ahora es claro que la taquilla ha incrementado más, pero lo que realmente necesitamos para que el espectador se apropie del talento nacional es empezar por inculcarle primeramente a los niños con la muestras del talento nacional y segundo darle tiempo al país para que las personas se adapten a esta época contemporánea donde las artes se ha convertido en primordiales pilares.

Fuentes:
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".