Miramos el cine desde todos los ángulos

La entrevista: Ricardito en el cuerpo de David Cantor


Por: Gabriella Gallego Ayacú
David Cantor, quien protagonizó el papel de Ricardito el miserable en la película “¡Que viva la música!” nos cuenta su experiencia en el filme de Carlos Moreno.

Revista Escaleta: ¿Cómo llegó a ser seleccionado para el papel de Ricardito ‘el miserable’?

David Cantor: Fue un casting muy exhaustivo, inicialmente todo el casting de la película fue hecho por Internet; los actores mandaban una escena que se especificaba en la página, hacían las escenas y las subían a la página, una vez montadas en la páginas  empezaba el proceso de la preselección, la cual fue muy larga, pues éramos 500 actores y de esos 500 pasamos 400, de los  400 pasamos 200 y luego 100 hasta quedar solo 16, finalmente esos 16 hicimos una audición presencial y de ella sólo 1 ganaba.


RE: ¿Para protagonizar el papel de Ricardito el miserable, usted leyó el libro antes de representarlo?


DC: Obviamente leí el libro mucho antes de hacer el papel, y mucho antes de saber que existiría una película, igualmente lo volví a leer cuando estaba preparando el casting, la cual fue una improvisación que yo hice, dibuje un mapa dramático para así saber lo que iba a improvisar. Leí además todo lo de Ricardito, las referencias, que era Andrés Caicedo en Ricardito, y como se veía representado Ricardito de acuerdo a todas las actitudes de vida y experiencias que vivió Andrés Caicedo en vida y que se veían representadas en las acciones y lo que le pasaba a Ricardito ‘el miserable’ en la historia.


RE:¿Qué expectativa tiene frente al estreno de la película y de la audiencia que la vea?


DC: En primer lugar cabe aclarar que jamás se va comparar una película con un libro, pues un libro tiene todas las palabras para decir y metaforizar cualquier objeto, persona, situación. En la pantalla es simplemente una linda fotografía, un buen encuadre y ya. Yo les diría a las personas que se  desligaran del libro, que la vieran como una película totalmente independiente, una película basada en,  pues es una interpretación del director, no una representación exacta del libro, pues el único que pudo haberla hecho tal cual  hubiese sido Andrés Caicedo.


RE: ¿Qué fue lo más complejo de interpretar en el papel de Ricardito ‘el miserable’?


DC: No hubo ninguna complejidad en el personaje, yo lo fui buscando, en algunas escenas si hubo complejidad. Ricardito entraba en grados de locura absoluta, hubo una escena  en la que peleaba con un vigilante con un machete en mano, fue escandaloso, tanto así que me quede sin voz al otro día, pues para mí actuar es estar; en el cine, la escena que yo haga es única, pues puede que no se vuelva a grabar la misma escena dos veces.


RE: ¿De tantos papeles que existen en la película, que fue lo que más le llamó la atención del personaje Ricardito?


DC: Me llamo mucho la atención del personaje de Ricardito, la soledad y el abandono, a pesar de que es una persona que tiene un gran conocimiento, que sabe hablar inglés, conoce de la  música, sabe de drogas, pertenece a una buena familia, se relaciona con gente bien, siente soledad; y cómo enfrenta esa soledad a través de la psicodelia y los psicotrópicos, me llama mucho la atención.


RE: ¿Qué recomendación le daría a los jóvenes que quieren dedicarse a la actuación?

DC: Sí en realidad tienes toda la pasión para hacer esto, para dedicarle el tiempo y para creer que se tiene un talento para poder sobrevivir, necesitas de mucha perseverancia, constancia e imaginación. Muchas veces si no estás en un set grabando, existen  muchas herramientas como el Internet y los teléfonos celulares, donde uno mismo puede explotar sus propias ideas dramáticas, junto a compañeros o amigos, crear historias, escribirlas, hacerlas, dramatizarlas, y si no hay quien las dirija, pues dirigirlas también.
Compartir en Google +

Por: Revista Escaleta

Somos un grupo estudiantil de la Organización de Grupos Estudiantiles de la Universidad Autónoma de Occidente con la misión de fomentar la cultura cinematográfica por medio de una revista digital llamada "Escaleta".